sábado, 9 de octubre de 2010

Estación de Aranjuez

Un sitio fenomenal para hacer fotos.  No paran de circular lo trenes.

Fotos de julio 2010.  Texto extraido de Wikipedia.

Historia

La estación actual se enmarca dentro de un complejo ferroviario formado por diversos edificios, no sólo el de viajeros, sino también otros dedicados al mantenimiento de los trenes, residencia de personal contratado y otros usos, que se han ido creando con el paso de los años desde mediados del siglo XIX hasta el primer tercio del siglo XX. Tras la concesión el 6 de abril de 1845 de la construcción y explotación de la línea de ferrocarril entre Madrid y Aranjuez al Marqués de Salamanca, se empezaron las obras de la estación el 4 de mayo de 1846. Con un proyecto de los hermanos Green, la línea se construyó bajo la dirección del ingeniero Pedro Miranda, y sus ayudantes Venancio de la Tejera y Manuel Giménez Ropero. Tras un parón en la obras en 1848 debido a terribles dificultades económicas, finalmente se pudo inaugurar la línea entera el 9 de febrero de 1851. Al dar salida hacia la capital de los productos de la huerta de Aranjuez, esta línea se conoció enseguida como la del Tren de la Fresa.

La primitiva estación estaba frente a la Plaza de Armas del Palacio Real de Aranjuez y junto a los Cuarteles de las Guardias Españolas y Walonas y disponía de un ramal exclusivo para la Corona que llegaba hasta la Puerta de Damas del Palacio. El edificio tenía una fachada con un gran arco central y otros cuatro arcos menores a cada lado.

Las sucesivas mejoras incorporadas a la tecnología ferroviaria, así como las posteriores ampliaciones de la línea a Tembleque (1853), Alcázar de San Juan (1854), Albacete (1855), Almansa (1857), Alicante (1858), así como los ramales a Toledo (1858) y Cuenca (1885), trajeron como necesidad la construcción de una segunda estación en Aranjuez, al otro lado de la Carretera de Toledo, al sudoeste de la ciudad, que daría servicio a la línea de Cuenca. Ambas estaciones formaron parte desde 1883 de la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (MZA).

Sin embargo, se decidió ya en la segunda década del siglo XX construir una nueva estación, que es la que sigue en funcionamiento todavía. Entre 1922 y 1927 se levantó un nuevo edificio de viajeros de estilo neomudéjar, para sustituir a las otras dos estaciones, que dejaron de utilizarse. Está formado por una nave rectangular y alargada con un cuerpo central más elevado que el resto, donde se encuentra la entrada principal y el vestíbulo. Está formado por un hastial elevado decorado con tres huecos con vidrieras y tres arcos de medio punto, con dos parteluces cada uno. En lo alto, se levanta una torre con un inmenso reloj. A ambos lados del cuerpo central, se levantan dos naves más bajas, con otros dos pabellones en los extremos que sobresalen del resto. El material utilizado en la fachada es ladrillo rojo visto, con azulejos decorativos y un zócalo de piedra que abarca toda la planta baja. En lo alto, una cornisa coronada con dentículos, en sucesión horizontal, genera una sensación de huecos vacíos y llenos, dando el toque tan característico a la estación.



Caseta de enclavamientos:

Lo que queda de su interior:



























Rehabilitación

Está prevista la rehabilitación integral de la Estación de Aranjuez por parte del Ministerio de Fomento para el periodo 2008-2010, con un presupuesto total de unos 5,4 millones de euros (repartidos en dos proyectos de 2,6 y 2,8 millones de euros, respectivamente). Entre otras actuaciones, se quiere recuperar la fachada, la cubierta, las marquesinas, los mosaicos y artesanados del vestíbulo y del paso inferior. Se va a aprovechar también para elevar los andenes hasta la altura de los escalones de las puertas de los trenes, así como para instalar nuevos aseos, y un nuevo paso inferior con escaleras mecánicas y ascensores para personas con movilidad reducida.

A ver si es verdad... porque de momento falta mucho por hacer...

En la parte trasera, existen tres andenes, cada uno protegido con sendas marquesinas con columnas de hierro. En cada andén existen dos entradas enrejadas con sendas escaleras, que conducen a un paso subterráneo de 32 metros de longitud y que permite a los viajeros cambiar de andén. Durante las obras de rehabilitación de la estación, que tuvieron lugar entre 1989 y 1990, se descubrieron unos mosaicos de Maragliano, que datan de los inicios de esta estación (años 20 del siglo XX). Tras la recuperación y protección mediante mamparas de cristal de dichos mosaicos, la obra fue premiada por la Comunidad de Madrid en 1998. Maragliano es también responsable de los mosaicos existentes en el vestíbulo principal del edificio, que representan artísticamente las letras MZA, las siglas de la compañía a la que perteneció la estación.

Estación de Cercanías

Esta estación sirve actualmente de término de la línea C-3 de Cercanías Madrid que llega hasta la Estación de Chamartín de Madrid en 58 minutos aproximadamente.

En comparación al resto de líneas de Cercanías Madrid (exceptuando la turística C-9 a Cotos y los ramales de la C-8 a partir de Villalba), ésta es la que ofrece una menor frecuencia de trenes en hora valle, debido, entre otros motivos, al paso por estas sobrecargadas vías de trenes mercancías, regionales y de largo recorrido (como los de Valencia y Alicante).

Es lo que decía, no paran de circular los trenes, y tienes que estar atento, sino te los pierdes...





Para quienes compren los nuevos vagones cerrados, de RENFE, tipo JPD de Electrotren, en escala H0, con el logo de "Toro y Betolaza S.A", aquí tienen la oportunidad de verlos (pertenecen a la época IV del Ferrocarril):
















También se puede ver alguna cisterna bastante envejecida:
















Aquí una 333 de la empresa Convensa:






Y finalmente un autorretrato:







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada